¿Cómo ser una empresa con propósito?

March 20, 2019

 

Muchos de nosotros conocemos empresas que son exitosas por los productos o servicios que venden, como Apple que vende tecnología, BMW que vende autos, pero te has preguntado ¿por qué lo hacen? Te daremos una pista: no es por dinero, el dinero es sólo una consecuencia.

 

La mayoría conoce que los principales objetivos de una empresa son:

  • Incrementar las ventas 

  • Subir el margen de utilidad

  • Ser más eficiente

Pero lo que pocos conocen es el por qué de lo que hace una empresa. Es decir, saber cuál es su propósito y su motto. Para poder entender que lo que están haciendo involucra algo mucho más grande.

 

Te explicaremos cómo ser una empresa con propósito y te diremos cómo impacta en la vida de todos los involucrados, desde tus colaboradores, tus clientes y los que rodean tu propósito, ya que genera más puntos positivos de los que crees.

 

Como por ejemplo, el que hoy por hoy las empresas con un propósito son más exitosas. Ya que las últimas generaciones lo tienen claro y estudios demuestran que los millennials siguen a las marcas que tengan los valores con los que más se sienten identificados, buscan trabajar o consumir porque al hacerlo son parte de ese propósito. Lo que se traduce a una buena cultura organizacional y sobre todo, a clientes leales.

 

*Enfócate en resolver un problema, no en vender tu solución*

 

Hay empresas que se enfocan en vender su propia solución a nuestro problema, y hay otras que se enfocan en resolver el problema. Aunque suena similar, es muy diferente el enfoque de cada una.

 

Analizando ambas es que los principales objetivos de empresas tradicionales están, enfocadas en aumentar las ventas y sus chequeras vendiendo su producto o servicio. Por ejemplo: el querer resolver la contaminación del agua de un río con un grifo que desinfecta el agua al pasar por un filtro. (Enfocado en vender la mayor cantidad de grifos posibles).

 

Mientras que el objetivo principal de las empresas con propósito se mueve entorno al problema y a hacer un bien común para resolverlo. Es decir, no solo con su solución, sino que está abierta a más soluciones.
Por ejemplo: el querer resolver la contaminación del agua con un grifo que desinfecta con un filtro el agua al pasar y de además por medio de una app te mida tu consumo de agua, te de consejos sobre cómo poder cuidar mejor tu consumo y que el 25% de la utilidad por los grifos sea utilizada para limpiar los ríos de todo el país. (Enfocado en que la contaminación de los ríos disminuya o sea nula).

 

 

 

*No es qué haces, ni cómo lo haces, es QUIÉN ERES*

 

Pongamos un ejemplo sencillo, en la noche decidimos ir  a una plaza de la ciudad donde sabemos que se ponen varios puestos de tacos ¿por qué escogemos a uno del otro si venden lo mismo? Quizás nos cae mejor el señor que nos atiende o simplemente recuerda nuestro nombre. El producto suele pasar a segundo plano una vez que la personalidad y propósito de una marca sale a relucir. 

 

Si empiezas a desarrollar e identificar quién eres podrás iniciar poco a poco y esto te llevará a conocer tu propósito. No importa si no es perfecto, haz un prototipo base y con el tiempo irá mejorando, lo importante es identificar el por qué haces las cosas.

 

La empresa Graystone Bakery es una empresa que fabrica brownies en EUA, hasta aquí nada fuera de lo común, pero lo que impresiona es su propósito. Lo que suelen decir es: “No contratamos personas para hornear brownies, horneamos brownies para contratar personas.” Ya que la mayoría de sus empleados son personas con poca o nula posibilidad de encontrar un trabajo.

 

 

 

*El propósito flexible y diferente*

 

De igual manera, el propósito no es necesariamente un interés social, tampoco trata sobre generar utilidades, ni es necesariamente la misión de la empresa. En cambio, es la motivación base que da fundamento a las decisiones de cada día.

 

Cada empresa u organización es diferente, algunos serán motivados por cosas más banales y otros por más trascendentales. El propósito no sólo es lo más importante, sino que por eso serás identificado, recordado y seguido. Es la conexión con los que te rodean y lo que hace que sigas para seguir impactando.

 

 

¿Ya estás listo para impactar al mundo con quién eres? Recuerda estos 3 pasos para ser una empresa con propósito. Piensa, levántate y ve y muéstrale al mundo esa razón por la que te motivas todos los días y haz que muchos se sumen a esa razón. Llegarás mucho más lejos de lo que crees porque recuerda que eres IMPARABLE.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

Buscar por categoria