Fuckups que seguramente cometerás... o que ya te pasaron.

July 22, 2017

Soy muy fan de Fuckup Nights, es por esto que te cuento acerca de los errores más comunes que cometes cuando inicias tu propio negocio, todos basados en mi experiencia personal. 

 

Emprender y equivocarse van de la mano (al menos la mayoría del mundo dice eso), todos los días te levantas para ir a trabajar y hacerle creer al mundo que sabes lo que estas haciendo con la finalidad de brindar seguridad a tus clientes, después descubres que no era tan fácil como parecía y te encuentras improvisando cosas, volviendo a estudiar ese tema que parecía aburrido en la universidad y que pensaste que nunca usarías o consiguiendo ese material que algún día viste en una tienda... en una locación desconocida... a un precio muy barato para poder hacer el producto que te solicitan.

 

Esto pasa más seguido de lo que nos gustaría los primeros años de tu negocio (e inclusive aún si les soy sincero). Lo importante es que pase lo que pase, tu siempre debes decir que sí al cliente y luego ya veras como lo logras pues así funciona la vida emprendedora (fake it til you make it bitch).

 

Pero pasemos a lo importante, los errores clásicos que cometes cuando inicias tu primer negocio normalmente son:

 

-Gastar dinero primero en ti: pensar que tus finanzas personales y que las de la empresa son las mismas ha metido en un rollo financiero a más de unx, pensar que el dinero que te acaban de transferir es para que te lo gastes en una cena con tu novix o dar el enganche de ese nuevo coche que quieres puede ser muy tentador, pero luego (generalmente cuando ya lo gastaste) recuerdas que debes pagar los impuestos que no quitaste de ese pago, que tienes proveedores o colaboradores a los que también les urge comprar un coche. Así que recuerda, primero tus costos, luego deudas, después tu reinversión o inversión y si queda al final es para ti, prioridades primero solo es por un par de años así que puedes sobrevivir.

 

-Hacer un esquema tradicional de mando: el poder y la fama se te pueden subir muy rápido a la cabeza y puedes caer en el cliché de ser "el jefe" donde la última palabra la tienes tu y nadie más, esto es muy malo por varias razones (además de parecer arrogante) como que tus colaboradores dejen de tener pasión por lo que hacen o que tus clientes no puedan hablar contigo cuando ya estaban acostumbrados a hacerlo normalmente. Así que deja de lado esos aires de grandeza y enfócate primero en construir el imperio antes de querer ser emperador.

 

-No hacer bien una cotización: a veces por cumplir rápido con decirle al cliente cuanto le vas a cobrar, se nos puede pasar costos importantes más si es la primera vez que ofrecemos un servicio o producto. Por ejemplo si en tu empresa ofreces la instalación de puertas de aluminio, se te podría pasar tomar en cuenta el costo de realizar alguna reparación por accidentes que puedan suceder durante la instalación o si ofreces servicios de salas de juntas puedes no cobrar las horas de preparación que suceden antes para poder ofrecer el servicio, es un error más común de lo que crees.

 

-Contratar a gente mala por ahorrar dinero: lo primero que vas a buscar al empezar un negocio es ahorrar todo lo posible para hacer rendir las cuentas, es por esto que buscarás dar un sueldo lo más competitivo posible al promedio (aunque aveces un poco bajo al inicio), pero esto puede cerrarte un poco el abanico de profesionistas buenos a los que tendrás acceso. Contratar gente que cumpla solo por cumplir o que no tenga todas las ganas de realizar el trabajo  que debería, puede salirte más caro de lo que crees. Desde tener una buena persona en recepción (pues es la primera imagen que da la empresa) hasta el director de marketing todos deben de ser extraordinarios y ningún puesto es menos importante que otro, recuerda que son un equipo y la clave es que todos hagan muy bien su función, aunque te tardes en conseguir a tu equipo vale la pena esperar por lxs indicadxs.

 

-Creer que lo puedes todo tu solo: es verdad como emprendedor a veces logras cosas que parecen imposibles y te hacen sentirte imparable ante cualquier reto. Esto desencadena que muchas veces creemos una sobre confianza y se nos haga muy fácil pensar que solo nosotros podemos hacer las cosas bien o que te puedes ahorrar dinero haciendo todo tú (al fin y al cabo eres genial en todo). Esta es una formula segura para el fracaso, recuerda que por hacer cosas sin tanta importancia puedes dejar las que son clave para que crezca tu negocio, como hacer el manejo de redes sociales (mejor contrata a un profesional y evita dolores de cabeza).

 

-No conocer las leyes: seré honesto la única forma de conocer todos los permisos que necesitas para tu negocio es abriendo e ir averiguando sobre el camino. Seguramente recibirás alguna llamada de atención o una multa en tus primeros negocios, existen muchos permisos de diferentes dependencias y varían según sea el giro del negocio y la ubicación, así que no esperes ser un experto cuando sea tu primer empresa.

 

-Creer que los clientes llegarán solos: si crees que con tener una buena ubicación y repartir un par de volantes basta para tener siempre lleno de clientes estás mal, vas a necesitar salir a buscarlos literalmente averigua a donde van, que ven en internet y asegurarte de tener presencia ahí. Sobretodo al inicio es crucial en lo que te haces un nombre y consigues que te identifiquen en las calles.

 

Así que la siguiente vez que te equivoques o que te sientas mal por ese error, recuerda que seguramente volverás a tener más pero lo importante es no dejar de intentarlo y seguir adelante aprendiendo de nuestros errores.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones recientes
Please reload

Buscar por categoria