• Daniela Morán

4 Tips para perder el miedo a hablar en público


"Tienes que hacer un pitch."

Todos colapsan, el mundo entero tiembla de miedo y esconderse bajo tierra por dos años es la única solución posible. Esos son nuestros pensamientos cuando alguien menciona que tienes que hablar en público, que tienes que preparar un discurso para una idea y que lo vas a exponer enfrente de muchas personas o de personas sumamente importantes. La idea de pararte enfrente de la gente de pronto suena caótico.

Un 'pitch' significa hablar sobre cierto proyecto enfrente de varias personas y de personas importantes. Un pitch se requiere siempre en concursos de emprendimiento o en ventas. Se trata de exponer tus proyectos y convencer a la gente de porqué son tan buenas ideas. El problema es que es algo que requiere de exponer, de hablar en público con cierta seguridad.

Quizás no siempre acostumbramos a pararnos frente a tantas personas y la idea sea aterradora, pero muchas veces nos encontraremos en situaciones donde debemos hablar en público nos guste o no. Superar este miedo siempre será algo útil y beneficioso para nosotros, nos servirá para tener mayor confianza en nosotros mismos. Al no tener miedo en hablar en público podrás tomar las oportunidades siempre que se te presenten, podrás tener la seguridad de hablar sobre tu proyecto con las personas que quieras. Pero para que ese momento llegue te dejamos 5 sencillos consejos que te ayudarán a perder el miedo a pitchear.

1. Practica.

Como dijo alguien con sabiduría: la práctica hace al maestro. Para vencer el miedo hace falta que uno pratique y practique hasta que sienta menos estrés. Puedes anotar en papel tu discurso, de esta manera podrás aprendértelo más rápido. No es necesario que en un inicio practiques frente a personas, quizás solo frente a un espejo. Observa con detalle tus movimientos ¿te mueves lo suficiente o es demasiado que distrae? ¿cómo son los movimientos de tus manos? Después de que practiques frente a ti, quizás puedas considerar practicar frente a amigos o personas que tengan toda tu confianza para que puedas equivocarte sin sentir vergüenza alguna.

2. Toma tu tiempo.

Un cronometro a la mano te servirá para saber cuánto tiempo te toma decir lo que quieres decir. Muchas veces en concursos nos ponen un límite de tiempo, cronometrarte te asegurará que no tengan que cortar tu discurso a la mitad. De esta manera tu pitch tiene todo lo que quieres que la otra persona sepa y en el tiempo adecuado. Cronometrarte te ayudará con la presión que sientes al estar frente a la gente. Así podrás saber que todo está bajo a control y que vas a tiempo así que no te apresurarás en ningún momento.

3. No te aprendas el discurso palabra por palabra NUNCA.

Muchas veces la primera idea es aprenderte tu pitch de principio a fin y quizás cuando practicas sí lo puedes decir palabra a palabra, pero todo eso cambia cuando tienes muchos ojos desconocidos puestos en ti. De pronto te congelas, sabes el resto del discurso, pero te equivocaste en un palabra y tu cerebro ha decidido irse a blancos.

Pánico.

-

-

-

-

¿Qué hubiera pasado si en lugar de aprendértelo de memoria hubieras entendido lo que quieres decir? Si sabes en cambio de qué se trata tu pitch todo puede ser diferente. Sabes lo que tienes que decir y puedes improvisar sin problema alguno. Un discurso es como tener una plática con alguien solo que ya sabes qué tienes que decir o qué información necesitas que la otra persona comprenda. Si te quedas en blanco recuerda tus metas y pon esa información en tus palabras.

4. Tómate tu tiempo para hablar.

No...importa...si...no...hablas...rápido.

Las pausas no quieren decir algo malo. Puedes detenerte un segundo para acomodar lo que está sucediendo en tu mente y poder seguir con tu pitch. No dejes que el pánico cunda. Toma un segundo. Retoma tu calma y continua con lo que estabas diciendo. La posibilidad del ridículo siempre estará presente, pero recuerda que toda la gente que está ahí realmente no sabe tu discurso o pitch. Ellos no saben si te equivocaste o si lo que dijiste no tenías planeado decir. Así que sea lo que sea que digas tienes que decirlo con seguridad, improvisar no es malo si conocer del tema del que hablas y una pausa puede ayudarte a continuar como si nada.

Hablar en público puede ser algo aterrador, pero recuerda que el hecho de que estés ahí en el escenario es un gran avance. No dejes que las palabras te ahorquen, es como si estuvieras teniendo una charla. Tampoco te presiones a todo el mundo nos da un poco de miedo hablar en público incluso hasta los grandes. Si el miedo es persistente y quieres convencerte de que todo pasa, te recomendamos la película "The King's Speech" o El discurso del Rey en español. La película te demostrará cómo hasta los grandes tienen uno de los miedos más comunes.

Practica, practica y practica. Con estos 4 consejos eventualmente te será mucho más fácil poder hablar en público sin sentir que es el fin del mundo. Relájate, no puede pasar nada malo, todo saldrá bien.

#equilibrio #zonadeconfort #fracaso #consejos #pitch #hablarenpúblico

4 views