• Daniela Morán

¿Cómo construir un portafolio de mi trabajo?


Si eres freelancer o vas a ir a una entrevista de trabajo o si incluso estás buscando apoyo de algún inversionista, es una buena idea tener un portafolio y no, no hablamos del objeto.

Un portafolio es prácticamente una muestra de tus mejores trabajos. Así la gente sabe qué esperar de tu estilo y quizás con qué clientes has trabajado. De esta manera puedes atraer visualmente a clientes con tus habilidades; es como tener una carta de presentación que demuestre de lo que estás hecho.

Un portafolio puede ser mostrado en una página de internet, de esta manera tus posibles clientes están a un clic de conocer tus trabajos. Si no sabes programar no es ningún problema apóyate de páginas como Wix o Wordpress que ya tienen plantillas para facilitarte la vida.

Si no sabes cómo empezar o qué plataforma usar entonces estás leyendo el artículo adecuado para ti. Acá de dejamos algunas cosas que tienes que tomar en cuenta ala hora de construir el portafolio de tu trabajo.

1. Escoge bien tus trabajos.

En un portafolio quieres que vaya lo mejor de lo mejor. Es decir, muestras de tu trabajo que te enorgullezcan y que sepas que representan muy bien todo tu potencial y la calidad de puedes entregar. Tómate tu tiempo para decidir que sí o que no incluir. Pregunta a tus amigos, conocidos y familiares sobre qué trabajos se les hacen más interesantes y por qué. De esta manera sabes qué atributos resaltar mejor en tu descripción.

Pero, ¿qué pasa si voy empezando y aún no tengo tantos trabajos que enseñar? No pasa absolutamente nada, lo que puedes hacer son los famosos "mock-ups". Estos son proyectos como si trabajaras para cierta empresa, una propuesta de algo para la empresa que tu quieras. Solo es para enseñar qué hubieras hecho si hubiera pasado.

2. La variedad es clave.

Si eres un freelancer con diferentes servicios o simplemente sabes hacer muchas cosas es importante que las incluyas en tu portafolio. De esta manera sabremos todas tus habilidades y vamos a querer trabajar contigo. Escoge trabajos variados, pero que sean creativos y únicos para que sepan que trabajas de manera personal con cada uno de tus clientes y que además tu talento siempre sorprende.

No olvides mostrar tus trabajos de una manera organizada que llame la atención. Puedes incluso ponerlos en secciones en tu sitio o simplemente organizarlos en slides o en cuadrados de imágenes. Si tu trabajo no es visual puedes subir fotografías de sesiones de lluvia de ideas, prototipos, borradores, etc.

3. Menos siempre será más.

Un portafolio tiene que ser sencillo y llamativo. Sabemos que son palabras complicadas de aterrizar en práctica, pero incluye lo necesario. Hazlo dinámico y no olvides incluir un formulario de contacto para que tus clientes puedan comunicarse contigo. Tampoco olvides pedir permiso a tus clientes de usar el trabajo que hiciste para ellos, porque quizás ellos aún no lo lanzan y sería un problema que lo pongas en el sitio.

Para resumir a tus clientes de una manera llamativa y rápida puedes incluir una sección con sus logotipos y de esta manera quienes visiten tu sitio podrán reconocerlos de manera instantánea.

¿Qué esperas para hacer tu portafolio? Consigue esa inversión, ese trabajo de freelance o esa llamada a una entrevista de trabajo. No olvides que el mundo merece ver tu trabajo y tu talento y tener un portafolio es la manera más auténtica de enseñárselo.

#sueños #zonadeconfort #trabajo #tips #freelance